Cabecera de la entrada "Imagen de marca: 7 errores que podrían dinamitarla"
"Lo mejor que se puede compartir es el conocimiento"
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

¿Tu imagen de marca es lo suficientemente sólida? ¿Conecta con tu público objetivo? ¿Es percibida como tú quieres que sea percibida?

 

Tu imagen de marca es la forma como te percibe el público, te define frente a tu posible clientela. Es más, tu imagen de marca definirá incluso tus precios.

 

Por ejemplo, a Cartier la materia prima y el trabajo le cuestan lo mismo, o puede que incluso menos, que a cualquier otro joyero independiente pero sus joyas cuestan mucho más porque han trabajado su imagen para situarse como una marca de lujo y el lujo no puede ser barato.

 

Por eso es tan importante, será lo que haga que te perciban como una marca joven, madura, divertida, seria, de confianza, solvente, de lujo, low cost… Pero si comentes un error podrías hacerle mucho daño a tu imagen de marca.

 

Aquí tienes siete errores que deberías evitar para que puedas tener una imagen de marca fuerte y solvente.

 

 

1. NO TENER BIEN DEFINIDO A TU CLIENTE IDEAL

 

Este es el peor error que podrías cometer ya que tu cliente ideal es la base de todo lo que tenga que ver con tu imagen de marca.

 

Todo con respecto a tu marca debe girar en torno a tu cliente ideal, debes seducirle, enamorarle y convencerle de que eres la mejor opción.

 

Para trabajar correctamente tu imagen de marca debes seducir a tu cliente

Para trabajar correctamente tu imagen de marca debes seducir a tu cliente

 

 

Para seducir a una persona la mejor opción sin duda alguna es conocer a esa persona, cuáles son sus gustos y aficiones, en que círculos se mueve, cuáles son sus preocupaciones…

 

Cuanto mejor conozcas a tu cliente ideal mucho más fácil te será conectar con él y ofrecerle lo que necesita.

 

Otro error muy grave es creer que todo el mundo es nuestro cliente ideal. Incluso las grandes marcas se centran en un tipo de cliente muy concreto al que tienen clarísimo que su producto o servicio les interesa.

 

Mira por ejemplo los operadores de telefonía. Todos venden lo mismo y prácticamente todo el mundo tiene o quiere un móvil con conexión a internet, pero no dirigen su publicidad a “todo el mundo”

 

Unas compañías tienen una imagen muy actual y parece que se dirigen a un público más joven, otras tienen una imagen más seria y solvente que parece dirigida a un público más adulto, otras tienen tarifas más atractivas para grandes consumidores como las pymes o los autónomos…

 

Lo primero y principal para construir tu imagen de marca es definir a tu cliente ideal.

 

 

2. NO TENER UNA WEB PROFESIONAL

 

Si tienes un negocio y no tienes una web profesional en la que expliques quien eres, que haces, donde estás… no existes.

 

Es evidente que si tienes un ecommerce tendrás una web para poder vender tus productos, pero si tienes, por ejemplo, un pequeño negocio local ¿es imprescindible tener una web?

 

Piénsalo bien, cuando necesitas algo, lo que sea, producto o servicio ¿te das una vuelta por la calle a ver quien lo vende o te vas a Google a ver qué encuentras?

 

Si crees que una determinada empresa puede ser la solución a tus problemas pero quieres conocerla un poco mejor y saber exactamente que te ofrece ¿cómo te resulta más cómodo hacerlo? ¿Visitando sus instalaciones para que te informen o mirando su página web? Posiblemente acabes visitando las instalaciones, pero es casi seguro que primero pasaras por su web.

 

Tener una web profesional y atractiva es básico para tu imagen de marca.

 

Antes de Internet, si no tenías un local o una oficina donde atender a tus clientes no tenías negocio.

 

Ahora puedes no tener local, incluso puedes trabajar desde casa, pero no puedes prescindir de una web profesional.

 

Piensa en tu web como en un “local 2.0” donde recibes a tus clientes en la entrada (página de inicio), les explicas quien eres (página “sobre nosotros”), que haces (página de servicios), donde le invitas a probar tus productos o servicios (call to action)…

 

Al igual que harías con un local tu web tiene que estar “bien decorada”, alineada con tu imagen de marca y con tu cliente ideal, pero sobre todo que sea una web que invite a quedarse y a comprar tus productos o servicios.

 

Por eso es tan importante que sea una web profesional, que no parezca que te la ha hecho tu sobrino en un fin de semana.

 

Debe tener tu logo, colores corporativos, imágenes de calidad y por supuesto un dominio propio.

 

 

3. NO TENER EN CUENTA QUE TODO HACE IMAGEN DE MARCA

 

Tu imagen de marca se compone de muchos elementos, es muy importante que tengas muy presente que todo lo que haces comunica, todo contribuye a crear tu imagen de marca.

 

Los principales elementos a tener en cuenta y de los cuales no deberías prescindir son:

 

– Tener un logo reconocible es imprescindible, debe ser inconfundible a cualquier tamaño, piensa que irá en el favicon de tu web, y debe condensar todo lo que define a tu imagen de marca.

– Color corporativo. No se trata de elegir un color bonito y ya está. Si Coca-Cola es rojo, Facebook azul o ING naranja no es por casualidad. Cada color tiene asociados una serie de conceptos, sentimientos y estados de ánimo que ayudan a reforzar la imagen de marca.

Fantástica infografía tomada de la web www.significadocolores.net donde se explican los valores asociados a cada color y las marcas que los utilizan.

Fantástica infografía tomada de la web www.significadocolores.net donde se explican los valores asociados a cada color y las marcas que los utilizan.

 

 

– El copywriting hace referencia como te expresas en los textos de tu web, blog, redes sociales… Dependiendo de tu cliente ideal deberás adaptar tu lenguaje a lo que este espera. No le hablarás igual a alguien que busca ropa deportiva, que a alguien que busca una escapada romántica.

– Mail profesional. No, no sirve uno de Gmail, además si tienes tu propio dominio no tiene sentido que no tengas un mail profesional asociado a tu dominio, algo como info@minegocio.com Tu mail debería incluir una firma con tu logo, tus datos de contacto y los enlaces a tus redes sociales.

– Documentos oficiales. Toda la documentación de tu empresa como contratos, presupuestos, facturas… deberían incluir tu logo, colores corporativos, tipografía, web… todo contribuye a tu imagen de marca.

4. NO TENER FOTOGRAFÍAS PROFESIONALES

 

Tienes bien definido a tu cliente ideal, un producto o servicio perfectamente alineado con sus necesidades, una bonita web con tu logo y tus colores corporativos… pero tu foto de la sección “sobre mi” de tu web te la hizo un amigo durante el último congreso y las fotos de tu ecommerce las has hecho en tu terraza con una cámara compacta.

 

Si no quieres echar por tierra tu imagen de marca preocúpate de que las fotografías de tu web, blog y redes sociales sean de la máxima calidad.

 

Una mala fotografía genera desconfianza e inseguridad en el posible cliente. Como explicaba en este artículo sobre fotografía para ecommerce en segundos puede pasar algo como:

 

 

1. El posible comprador ve un producto en tu web

2. Es el producto que busca pero la única foto que hay no parece muy profesional y encima no resuelve sus dudas

3. Empieza a desconfiar del sitio

4. Va a buscar credenciales en Google a ver si eres de fiar

5. Ya está fuera del embudo de conversión

6. Busca en otras webs que le han aparecido en su búsqueda

7. Acabas de perder una venta

 

 

Unas buenas fotografías profesionales inspiran una imagen de seriedad, garantía, seguridad y confianza a tu cliente.

 

 

5. NO TENER UNA ESTRATEGIA EN REDES SOCIALES

 

Las redes sociales deben ser un elemento fundamental en tu estrategia de marketing para consolidar tu imagen de marca.

 

Tu estrategia en las redes sociales es fundamental para gestionar tu imagen de marca.

Tu estrategia en las redes sociales es fundamental para gestionar tu imagen de marca.

 

 

No basta con estar presente, debes tener claro para que estás en las redes sociales.

 

Estás para comunicarte con tus potenciales clientes, no para venderles directamente. No sirve de nada estar continuamente promocionando tus productos o servicios, es más, hacer esto puede ser perjudicial para tu imagen de marca.

 

En tus redes sociales deberías ayudar a tus clientes con sus dudas respecto a tu producto o servicio y deberías compartir contenido útil para tus seguidores.

 

Por ejemplo, si vendes productos ecológicos puedes compartir contenido que ayude a tus seguidores a llevar una vida menos agresiva con el medio ambiente.

 

Tampoco sirve de nada publicar mucho contenido en unas pocas horas y luego pasarse días sin publicar nada.

 

Lo ideal es publicar entre una y tres veces al día (según la red social pueden ser más, por ejemplo en Twitter) y a las horas en que tus seguidores están más activos.

 

De esta forma tendrás una presencia constante sin hacerte pesado.

 

¡Ah! ¡Casi lo olvido! Añade siempre una imagen o un vídeo a tus publicaciones, ganarás en visibilidad y habrá más interacción con tu contenido.

 

 

6. NO HUMANIZAR TU MARCA

 

La gente cada vez valora más el ver que tras las empresas y las marcas hay personas.

 

Si quieres seducir a tu cliente debes humanizar tu marca, debes ponerle cara y ojos. A la gente le gusta ver que personas hay tras su marca favorita.

 

Simpática fotografía corporativa de los chefs Bernat Bermudo y Oswaldo Brito, del restaurante Mano Rota

Simpática fotografía corporativa de los chefs Bernat Bermudo y Oswaldo Brito, del restaurante Mano Rota

 

 

En tu web debería haber una sección “sobre mi/nosotros” donde expliques quien eres, a que te dedicas… Debería haber retratos del equipo y quizá alguna foto de las instalaciones o del lugar de trabajo.

 

Si además tu negocio se basa en tu marca personal, como es el caso de muchísimos freelance, deberías cuidar más todavía este aspecto de tu imagen de marca.

 

Otra herramienta fundamental para humanizar tu marca son las redes sociales. Ahí puedes conectar con tu audiencia, mostrarle el lado más humano de tu marca y enseñarle que se cuece “behind the scenes” ¡Nos encanta conocer los entresijos de nuestra marca favorita!

 

 

7. NO TENER UN BLOG

 

Creo que hoy en día el tener un blog es casi tan imprescindible como la propia web. Es una herramienta fundamental para construir una imagen de marca sólida y para ganarte un prestigio como experto en tu campo.

 

Es más, no puede ser un blog donde muestres tan solo tus últimos trabajos o las novedades de tu negocio. Debe ser un blog desde el que ayudes a tus clientes a solucionar sus problemas.

 

Por ejemplo, tienes un ecommerce de jardinería, en tu blog puedes dar consejos cobre como cuidar las plantas. O tienes una clínica de estética, en el blog puedes dar consejos de belleza.

 

Una amiga psicóloga me comentaba hace tiempo que para ella era innecesario tener una web un blog y una estrategia de marketing porque quien necesita su ayuda no se pone a buscar en Google si no que pide recomendaciones a amigos y familiares.

 

Es posible que en su campo sea así, no conozco su profesión como para saberlo a ciencia cierta, pero dudo mucho que no se pueda beneficiar de una buena estrategia de marketing.

 

¡Ojo! No digo una estrategia de marketing que trate de convencer a nadie de que necesita sus servicios, sino una estrategia bastante más ética, basada en situarse como experta en su materia para que quien decida que necesita ayuda profesional sepa que esta persona tiene los conocimientos y las herramientas adecuadas para ayudarle.

 

Puede que alguien con, por ejemplo, problemas de autoestima no se ponga a buscar psicólogos en Google, pero sí que es muy posible que busque consejos que le ayuden con su problema.

 

Si encuentra el blog de un psicólogo en el que expone trucos y consejos para mejorar la autoestima puede que a esta persona, si finalmente decide que necesita ayuda profesional, le merezca más confianza la persona que ha estado ayudándole desinteresadamente desde su blog que la psicóloga que le ha recomendado su amigo. Como mínimo será una opción más a tener en cuenta.

 

Este blog le habrá servido para ayudar a alguien y le ayudará también a crearse un cierto prestigio y a consolidar su imagen de marca.

 

 

Espero que si estás cometiendo alguno de estos 7 errores que pueden dinamitar tu imagen de marca le pongas solución rápidamente y empieces a construirte desde ahora mismo una imagen de marca sólida y respetable.

 

¿Te ha quedado alguna duda? ¿Crees que me dejo algo importante? No dudes en decírmelo en los comentarios para así completar el artículo entre todos.

 

Si te ha resultado interesante te animo a compartirlo en tus redes sociales y con quien creas que le pueda interesar.

 

Y si no quieres perderte nada no olvides suscribirte a la newsletter, que ahora además te regalo mi e-book “Marketing Visual: Guía para tu fotografía publicitaria y corporativa”.

 

¡Espero tus comentarios!

Opt In Image
¡SUSCRÍBETE AHORA Y RECIBE TOTALMENTE GRATIS MI E-BOOK!
También te regalo un MiniCurso por email de Instagram para Empresas

Descubre porqué es importante el marketing visual para tu marca y cómo potenciarlo.

Averigua que aportan la fotografía publicitaria y corporativa a tu imagen de marca.

Aprende a organizar tu sesión de fotos de forma efectiva y profesional.

Incluye dos checcklists para organizar tu sesión fotográfica.

 

TAMBIÉN TENDRÁS ACCESO A UN MINI-CURSO POR EMAIL DE INSTAGRAM PARA EMPRESAS

 

"Lo mejor que se puede compartir es el conocimiento"
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestBuffer this pageEmail this to someonePrint this page
Sobre el autor
DEJA UN COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

-

Limpiar formularioEnviar